La energía fotovoltaica es la candidata ideal para ocupar el protagonismo en el nuevo modelo energético renovable, debido al abaratamiento de los costes asociados en los últimos años. Por tanto, su potencial para producir energía a bajo coste es enorme.

También la energía eólica puede ser una fuente importante como ya se está demostrando en el modelo actual.

Sin embargo, estas formas de producción tienen un carácter intermitente, son capaces de generar energía en el momento que hay recurso disponible, lo cual puede distar mucho de la demanda instántanea.

Por tanto, a medida que las fuentes de generación convencianales vayan desapareciendo y dejando paso a las renovables, el sistema necesitará de fuentes complementarias o almacenamiento para asegurar la estabilidad del sistema.

Desde aquí, apostamos por la energía minihidráulica como alternativa complementaria o de apoyo al futuro modelo híbrido de generación distribuida y renovable.

Trataremos de demostrar que realizando un buen estudio del recurso hidráulico y adoptando la solución adecuada, es una alternativa viable económicamente y con bajo impacto impacto ambiental.

Categorías: Noticia

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *